Arles 2013.

Recien vuelto después de una visita relámpago al festival de Arles, donde he presentado The Pigs, que por cierto parece haber gustado bastante a algunos libreros -sobre todo alemanes- si nos dejamos guiar por el número de ejemplares que han pedido. Tuve día de firmas en Kowasa aún ebrio de la noche anterior, así que perfecto. En sólo un día y medio he tenido tiempo de ver a muchos amigos, e incluso he tenido tiempo de conocer a gente nueva. Si aún queda alguien en el mundo de la fotografía española que no haya estado en Arles, le recomiendo que el año que viene no se lo pierda. Es una combinación perfecta de buenas exposiciones, pueblo bonito, sensación veraniega, encuentros despreocupados, copas, buenas cenas e incluso oportunidades profesionales. Sólo un consejo: reservad ya el hotel. Para la semana que viene ya será tarde.
 
Estuve viendo la exposición de Gordon Parks, que es conocido tristemente sobre todo por ser uno de los primeros fotógrafos negros en entrar de lleno en el establishment de la fotografía. Y digo tristemente, porque eso nos recuerda primero lo cercana que está la segregación racial en la historia, y lo tremenda que fue en Estados Unidos, quienes por otro lado, han sido los primeros en crear las circunstancias para que Obama haya llegado donde está. En breve Mandela morirá y yo ya estoy acumulando cleenex para cuando vea a Obama en su funeral llorando y atesorando ese momento histórico para el recuerdo. Parece que en nuestras vidas no pasa nada, pero sí, sí que pasan cosas. Y no todas son de la sección el mundo da asco.
 
 
Gordon Parks es un caso excepcional, ya que los negros de su generación y en sus circunstancias en muy pocos casos aspiraban a carreras profesionales avanzadas. En una ocasión, siendo niño vivió un episodio que sin duda le dejó marcado: tres niños blancos le tiraron a un río sabiendo que él no sabía nadar. Él tuvo la suficente sangre fría para quedarse bajo el agua y desplazarse para que no le vieran salir de ella. Un episodio que es real, aunque parece de película, como lo parece toda su vida.
 
 
Durante 20 años trabajó para la revista LIFE, retratando a gente como Malcolm X y Muhammad Ali, por razones obvias; pero también haciendo cosas tan dispares como foto fija en en el rodaje de Stromboli. Consiguió incluso destacar en el mundo de la moda, lo que supone ya casi un milagro para esa época. En realidad tampoco hoy hay muchos fotógrafos negros, así que imaginemos lo que era el panorama en los 50, 60 y 70.
 
 
Este año en Arles se habían propuesto rendirle un cierto homenaje a la fotografía en Blanco y Negro, y Gordon Parks fue un gran maestro en eso, pero si hay una serie que me ha gustado de su exposición es esta:
 
 
 
 
 
 
 
No terminan ahí sus méritos. También fue guionista y directos de la legendaria película Shaft. También escribió libros e hizo música. En definitiva, un verdadero genio cuyo valor se ve muy acrecentado por el contexto social e histórico en el que vivió y en el que pudo sacar la cabeza a pesar de que había gente esperando a que se ahogara. 
Steidl, como casi siempre, ha sacado una buena publicación recopilatoria de toda su obra.
 
 
No muy lejos de la expo de Gordon Parks había una serie de, creo que 5 ó 6 salas enormes con copias gigantes de fotos muy variadas. Al principio creí que era un evento patrocinado por Epson, de esos en los que se ponene ejemplos de las últimas novedades en impresión, en cuanto a tamaños y capacidad cromática, ya que no paecía haber conexión entre las fotos. Pero luego me dijeron que era la expo de Wolfgang Tillmans. A la salida me encontré a Jon Uriarte y le pedí que me explicara algo, pero a pesar de que si hay alguien que sabe de estas cosas es él, me puso cara de "mmmpfh, bue... esque...". A él le gustó, pero es difícil compartir algunas emociones profundas. Poco desués lo intenté con Castellote, pero se quedó más o menos en lo mismo. A ver si alguien se anima y me deja un comentario con una buena explicación.
 
 
 
De la expo de Tillmans a algunos les gustaron mucho unas fotos enormes de primeros planos de faros de coches. Me dijeron no sé qué de poética de lo tecnológico. Esta mañana al salir de mi hotel me encontré con esta valla y también la he encontrado muy poética.
 
 
 
Por mi parte yo he disfrutado en Arles, presentando a diestro y siniestro The Pigs. En muy pocos días The Pigs ha viajado por todo el mundo, como así lo atestiguan varias fotos. Un poco como el enanito de Amélie, pero en aeropuertos.
 
 
Aeropuerto de Marsella.
 
Aeropuerto de Orly, París.
 
T4, Madrid.
 
Aeropuerto de Heathrow, Londres.
 
Aeropuerto de Los Ángeles.
 

Comments

Hola Carlos,

Por alusiones, creo que mal interpretaste mi gesto cuando me preguntaste por la expo de Tillmans. Torcí el gesto porque la pregunta iba precedida de un "Tú que sabes tanto explícame lo de Tillmans...", cosa que me dio a entender que no tenías una buena predisposición hacia su trabajo, y por lo tanto cualquier explicación que yo te diese no te iba a convencer, aunque a pesar de ello yo lo intenté. Me sorprende que en tu descripción de nuestro encuentro omitas que charlamos unos minutos y yo te di mi explicación más o menos razonada de porque me gusta (a pesar de que esa no sea en mi opinión una de sus mejores exposiciones). Y más aún cuando fuimos mis amigos y yo los que os recomendamos visitar la expo de Gordon Parks de cuyo trabajo hablas en el post, y que vosotros estabais pensando en dejar para más tarde. Entiendo que este es tu blog y eres libre de crear tu relato, yo solo quiero dejar claro cual es el mío.

Saludos,

Jon

Perdona, Jon Uriarte, no quería ofenderte. Sólo era un comentario jocoso. Es cierto que tú nos recomendaste la de Parks. Y muchas gracias por el dato!

Por otro lado, yo cuando pregunto, pregunto con intención de aprender, no de crear polémica. De verdad, no había mala intención. Perdón si lo ha parecido.

About this blog

In 2008 I started to write a weekly post about people and issues related to photography, with a wide range of subjects.

Archived Blog 2008-2013

Want to subscribe?