3, 2, 1, lanzamiento de nueva web.

Hoy lanzo mi nueva web, cuyas principales novedades son que están incluidos los videos, los libros y el blog. Así que hoy el tema va de eso: de mi web. Pero tranquilos, voy a aprovechar la coyuntura para hablar un poco sobre algo que he observado en los últimos años: la transformación de las web grises en webs blancas.

Hice mi primera web en el año 2001. Era una página muy minimalista, con tecnología Flash, en la que las miniaturas de las fotos se movían en sentido contrario a la dirección de la flecha y el tamaño de las letras era minúsculo. Por entonces, incluso los que queríamos ser discretos caíamos en cosas que hacían innavegables nuestras páginas. El fondo era gris y la tipografía era la Arial.

Años después, cuando quise actualizarla decidí que utilizaría lo más sencillo que estuviese al alcance de mi conocimiento tecnológico, que era prácticamente nada en ese área. Así que usé una plantilla de Lightroom y la modifiqué un poco en Dreamweaver para que fuese totalmente de mi gusto. Y con eso he estado varios años. 

Esta segunda página estaba inspirada en la de Magnum, que era un prodigio de racionalidad austera. Un diseño que aguantó muchísimo tiempo, aunque recientemente la han cambiado. Ahora la página de Magnum parece un blog, casi indistinguible de otros miles.

Digamos que por aquella época casi todos los fotógrafos de referencia y las agencias de fotos reconocidas usaban el gris en sus páginas web. Toda la fotografía profesional y documental estaba ligada al concepto heredado del viejo cuarto oscuro, habitualmente pintado de negro o de gris. Para mustra, un botón.

Pero eso ha cambiado con el tiempo. La fotografía documental fue cediéndole espacio a la fotografía artística, que poco a poco se adueñó de algunas de las claves del periodismo y documentlaismo. Así que algunos fotógrafos empezaron a hacer sus páginas web mucho más descarnadas, más claras. Más parecidas a una galería de arte: lugares de grandes paredes blancas, donde las fotos flotan sin más referencia que una pequeña etiqueta y quizás un punto rojo.

El desplazamiento de la fotografía documental hacia el terreno del Arte ha traído consigo también la adopción de su aséptico envoltorio blanquecino.  Así, si vemos la web del Divino Paul Graham - con ese aire de "a mí esto de la web me da lo mismo, así que no me lío", - estaremos viendo la senda por la que tantísimos han pisado luego. 

No sé si la estadística ma acompaña, pero yo diría que el número de webs de fotógrafos con fondo claro hoy en día es muy superior al de hace sólo 5 años. 

A mí ya me tocaba renovación, porque ya era hora de incluir los vídeos y tener el blog insertado en la web. Como el diseño básico me sigue gustando, lo he mantenido tal cual; sin embargo he cambiado los colores porque ya me estaba resultando algo pasado todo ese gris oscuro. Supongo que tampoco soy del todo impermeable a las corrientes estéticas, que se han afianzado, al margen del contenido más artístico, documental o comercial que uno tenga.

De lo que más orgulloso estoy es de haber superado de una vez por todas la dicotomía del trabajo personal vs comercial. He llegado a la conclusión de que mi trabajo se divide en documental y creativo. Si genera o me cuesta el dinero, es completamente indiferente a la hora de definirlo. Hay trabajos comerciales que son muy personales y en realidad poco creativos. Ese es quizás, el caso de los documerciales, que finalmente ya se pueden ver aquí.

A parte de todo esto, que lo digo medio en serio medio en broma, también necesitaba un soporte más facil de mantener y actualizar. Conocí a Martin Schneider de HIERBABUENA ESTUDIO, a quien descaradamente hago un poco de promoción aquí, porque además de hacer exactamente lo que yo necesitaba y en los plazos establecidos, es un buen psicólogo; porque en realidad hacer una web de uno mismo es un ejercicio extremo de autodefinición, que a menudo supone una tarea inabarcable para los pobres fotógrafos que tenemos que mostrarnos tal como somos y tal como queremos ser. A la famosa frase de "tener un hijo, plantar un arbol y escribir un libro", yo añadiría, sin dudarlo, "hacerte una web". 

Comments

Muy buena web, felicidades por tu nuevo diseño. Es limpia, adaptativa, minimalista, ofrece claridad y sobre todo has conseguido que mande el contenido, que en tu caso es mucho y muy potente, de una forma ordenada y elegante. Un acierto también la nueva organización de tus trabajos en función del contenido, me gusta. En cuanto al blanco, es cierto, es tendencia, ahora el espacio en blanco ya nunca es suficiente. Así que, con todos estos elementos, claro que funciona, cómo no iba a funcionar? Enhorabuena Carlos.
Y felicidades también a Hierbabuena Estudio que, como suele pasar bastante a menudo, con ayuda de tu estilo y toque personal, han creado una web casi mejor que la propia.

Y el premio al primer comentario en el blog de la nueva era de spottorno.com va para Teresa Navas! Gracias!

Yo también prefiero el blanco como color de fondo. Me gusta porque además de los muros de una sala de exposiciones, recuerda a las hojas de un libro. Yo no tengo web propia, uso flickr, pero tengo en mente hacerme una. Me gusta mucho la de Nadav Kander precisamente por su máxima sencillez y cuando tenga una probablemente tiraré por ahí. También me gusta que hayas agragado nuevas fotos, con la selección sobre The pigs, Z.E.N y los indignados. La foto, en The Pigs, con la ladera de la montaña y esos edificios abandonados a medio construir, es aquí en España? Es acojonante.

Soy fotógrafo amateur y una de las cosas que me interesa fotografiar es precisamente lo que concierne a la actual crisis que parece dominar por completo la realidad. Lo natural es fotografiar entonces, como si dijéramos, los platos rotos, es decir, paisaje natural o urbano afectado, y las gentes empobrecidas por la misma (como referencia están por ejemplo las fotografías de Samuel Aranda para el NYT o esa misma imagen que he destacado de tu trabajo). Sin embargo echo en falta en el relato fotográfico de la crisis lo que concierne a los "verdugos", es decir la clase política-financiera que dicta las medidas que nos conducen a donde estamos. Piensas también que esta parte es esencial, aunque más difícil de fotografiar? y por último, conoces a algún fotógrafo que esté trabajando también en este sentido? Un saludo.

Sergio,

la verdad es que no considero que los verdugos pertenezcan a ninguna clase en particular, ya que lo que los políticos corruptos hacen, no es más que un reflejo de lo que se hace en todos los estratos. Nos cabreamos mucho con los políticos que se comportan como una banda de amiguetes, pero apartamos la vista del hecho de que todos hacemos lo mismo, a nuestra escala.
Una situación como la que mencionas de la colina con edificios abandonados no es posible sin la connivencia de absolutamente todos los que participan en ella. Desde el alcalde de la ciudad, hasta el último albañil que cobra en negro si rechistar.
El problema no nace en 2007. Tenemos un problema cultural completamente arraigado, cuyos orígenes hay que buscar siglos atrás.

Te animo a que leas este post, en el que doy una breve explicación de mis intenciones. 

Sí hay un fotógrafo que ha trabajado en ese sentido. Julián Barón y su libro C.E.N.S.U.R.A. trata de los políticos corruptos. 

Gracias por el comentario.

Ok, en primer lugar gracias por la respuesta. De acuerdo en gran parte de lo que dices y tras leer el post de "saliendo del armario" comprendo mejor el enfoque que le estás dando a tu trabajo. En algunas cosas me gustaría extenderme un poco más para que se me comprenda mejor. Comparto que la responsabilidad no recae únicamente en una clase política y financiera y que ésta es, en cierta medida, un reflejo de la sociedad en general, sin embargo, bajo mi punto de vista sí pienso que merece trato aparte. La palabra "verdugo" no es la más acertada, y por eso la entrecomillé, ahora bien, lo que comenzó como una crisis financiera, en nuestro caso íntimamente relacionadad con una burbuja inmobiliaria de la que participó mucha gente (no solo los contructores, también los propietarios de segundas y terceras viviendas como inversión) actualmente se ha extendido y ya es también una crisis institucional y moral. No hace falta más que coger un periódico de este último mes. Dicho de otro modo, la clase política es un problema en sí mismo (y así lo perciben muchos ciudadanos), y por eso lo trataba como un tema aparte, aunque evidentemente, en último término, no es desligable de la sociedad en la que se enmarca.

Las causas de nuestro atraso es un tema interesante. Conozco las tradicionales expliciaciones: la cultura católica frente a la protestante y su diferente ética del trabajo, sin embargo, ahí tienes Baviera, región católica, y en absoluto un ejemplo de corrupción e ineficacia, o el retraso industrial de 50 años que arrastraba España, y sin embargo, Noruega tampoco tuvo una revolución industrial sincronizada con la de Alemania, Inglaterra, Francia y Estados Unidos, y no por eso tienen el despropósito en el que nos encontramos, aparte de que algunas regiones de España sí se industrializaron a tiempo. Son excepciones que no tienen porque invalidar estas teorías, pero ahí están. Para mí, hay que bajar más a lo particular de cada región para poder comprender mejor las causas. En fin, creo que me extiendo mucho y ni una palabra de fotografía y mucha historia y política. No sé si eso es bueno o malo. Al menos no te acusarán de que a tus fotografías le faltan contenido. Un saludo.

About this blog

In 2008 I started to write a weekly post about people and issues related to photography, with a wide range of subjects.

Archived Blog 2008-2013

Want to subscribe?